8 ideas clave que debes saber sobre lo que es y no es la felicidad en el trabajo

A continuación tienes 8 ideas clave que debes saber sobre lo que es y no es la felicidad en el trabajo…

1.     La “Felicidad en el trabajo” es el conjunto de emociones positivas que experimentamos en nuestro trabajo.

Hay muchas definiciones y maneras de entender la felicidad en el trabajo. Te proponemos ésta definición, que es sencilla y práctica.

Somos “felices en el trabajo” cuando, durante nuestra jornada, experimentamos alguna emoción positiva. Por ejemplo…

-       Amor

-       Alegría

-       Interés

-       Absorción

-       Orgullo

-       Satisfacción

2.     La felicidad en el trabajo depende de ti igual o más que del trabajo que tienes.

Muchas personas piensan que serán felices en el trabajo cuando consigan el trabajo de sus sueños, cuando realmente puedan hacer lo que les gusta hacer: “cuando sea escritor, fotógrafo, médico, actor, ENTONCES seré feliz…”

Está claro que el trabajo que tienes importa. Si puedes expresar naturalmente tus fortalezas, si tienes compañeros y jefes agradables, si crees en lo que haces, será más fácil que seas feliz en tu trabajo. Sin embargo, la felicidad en el trabajo no está limitada a las personas que han encontrado su vocación o su “trabajo ideal”. Es más, hay muchas personas que a pesar de tener trabajos en apariencia “ideales” son muy infelices en ellos.

La clave de las personas que son felices en sus trabajos no está en el trabajo que tienen, sino que está en ellas mismas. Una buena analogía es la felicidad en la pareja: todos estamos de acuerdo en que para ser feliz en una relación de pareja necesitamos encontrar a alguien medianamente compatible con nosotros. Sin embargo, encontrar a una persona adecuada para nosotros no basta. Poner de nuestra parte cada día es igual o más importante para que la relación funcione. Esto quiere decir dar a nuestra pareja muestras de cariño, escucharla, interesarse por ella… en definitiva, amarla. La felicidad en la pareja depende de nosotros tanto o más que de la persona que hemos encontrado.

En el mundo laboral pasa algo parecido: La ocupación que tenemos importa, desde luego. Sin embargo, importa igual o más lo que ponemos de nuestra parte cada día para ser felices en ese trabajo. En un mismo puesto tenemos a personas que han encontrado la manera de disfrutar al lado de otras que lo viven cada día con resignación. Aunque no tengamos nuestro “trabajo ideal”, siempre está en nuestra mano hacer determinadas cosas para disfrutarlo más o, usando la analogía de la pareja, para “amarlo” más.

3.     La felicidad en el trabajo no implica la ausencia de problemas o dificultades.

El trabajo perfecto no existe. Siempre habrá tareas que no te gusten, compañeros, jefes o clientes desagradables, conflictos, dificultades. La felicidad en el trabajo consiste en eliminar estas cosas completamente de tu trabajo (esto es imposible!). Las personas felices en sus trabajos también experimentan dificultades

4.     La felicidad en el trabajo no es permanente

Todo el mundo, incluso las personas que se consideran muy felices en sus trabajos, pasa por malos días o malas temporadas en las que experimenta emociones negativas. ¡No es posible experimentar permanentemente emociones positivas en el trabajo! Es necesario y sano para nuestra salud emocional el aceptar y expresar las emociones negativas en nuestro trabajo y nuestra vida cuando surgen.

5.     La felicidad en el trabajo es distinta para cada persona

No hay una receta universal para conseguir la felicidad en el trabajo, porque cada persona es única. Lo que para una persona es una delicia, puede ser una tortura para otra.

Es más, las personas pueden expresar su felicidad en el trabajo de manera muy distinta. Algunas personas pueden sentirse muy felices y no expresarlo de manera abierta. Nuestro compañero del despacho de al lado puede parecer muy serio, callado, reservado y sin embargo disfrutar cada instante de su trabajo.

6.     La felicidad en el trabajo no tiene que ver con el dinero o el status profesional

Los estudios sobre felicidad lo han demostrado una y otra vez. Un aumento de sueldo o un ascenso a un puesto de mayor status provocan un aumento de felicidad transitorio. Estas cosas no nos proporcionan felicidad en el trabajo duradera. Si bien es cierto que un salario demasiado bajo puede ser una causa de frustración laboral, por encima de un cierto umbral el aumento de sueldo NO nos traerá felicidad. Por otra parte, si el ascenso nos permite expresar mejor nuestras fortalezas éste hecho sí va a ayudarnos a ser más felices en el trabajo. Pero ojo, ¡todo depende de nuestras fortalezas del ascenso en cuestión! (de hecho muchas veces un ascenso supone perder la oportunidad de expresar una fortaleza).

7.     La felicidad fuera y dentro del trabajo están relacionadas.

Para la mayoría de las personas el pasar suficiente tiempo fuera del trabajo descansando, jugando, disfrutando es imprescindible para recargar las pilas emocionalmente y poder sentir emociones positivas en el trabajo. Pocas personas son felices en sus trabajos a largo plazo si descuidan por completo su vida personal.

8.     La felicidad (e infelicidad) en el trabajo es contagiosa

La felicidad en el trabajo, como todas las emociones, es contagiosa. Ayudar a tus compañeros a ser felices en el trabajo es la mejor manera de ayudarte a ti mismo a ser feliz en el trabajo. La felicidad en el trabajo es como un virus que se transmite entre compañeros de trabajo. ¡Se portador!

El ambiente laboral es responsabilidad tuya y de tus compañeros. Un ambiente positivo ayuda mucho a ser feliz en el trabajo. La felicidad de unos se contagia a otros. También es cierto que la infelicidad en el trabajo es igual o más contagiosa que la felicidad y que, en consecuencia, ser feliz en el trabajo rodeado de personas que no lo requiere un mayor esfuerzo.

0 3 0 0 0

,

No comments yet.

Leave a Reply